sábado, 28 de mayo de 2016

CONTAGIOSO

"No hay nada tan viral o contagioso como que uno de tus amigos vaya a un sitio y te lo recomiende fervientemente"

Jonah Berger


Me cruzo con un vecino por la calle y, sin parar de andar, me dice, "qué Sergi, los pisos, ¿subirán o bajarán más?". Diez pasos más adelante, otro, suelta una carcajada mientras comenta, "¡no paras! ¡todo el día te veo por allí!". Y antes de llegar a ImmoBan, un tercero, me avanza: "Mi hermana igual se cambia de casa, ya te diré algo".

Mis clientes son clientes antiguos que repiten, clientes nuevos que me recomiendan, gente de mi círculo de influencia que acude a mi o me recomienda, gente de mi comunidad que también acude a mi o me recomienda, gente que me busca por el marketing de ImmoBan, gente que me localiza por mi blog o por las redes sociales y gente que viene recomendada por profesionales de otras zonas.

Desde hace años, mantengo una campaña de marketing permanente para estar en la mente de la gente cuando necesiten un agente inmobiliario en Calafell. Porque quiero estar en la mente de toda esa gente que son mis clientes o mis potenciales clientes. Y porque si no me ven, no me recuerdan y no se produce el efecto activador: Inmobiliario-Calafell-Sergi.

Pero claro, a la gente solo le interesan los pisos o las casas cuando quieren vender una casa o cuando están comprando una casa. Por este motivo, lo que no hago (ni pienso hacer) es hablar de pisos o de casas; porque eso no le interesa a la gente y podrían tomarme por un pesado. Y entonces, ¿qué hago? Pues hago otras cosas (y las comparto, porque si no las comparto no me ven y si no me ven, no existo y, si no existo, no me compran): doy charlas, hago stages inmobiliarios, colaboro en proyectos de mi comunidad, practico deporte con mis vecinos, organizo un evento inmobiliario en mi pueblo, aparezco en los medios de comunicación o escribo un blog. 

Es decir, hago cosas, directa o indirectamente relacionadas con mi oficio, y las comparto. Porque si no haces cosas no tienes nada para compartir. Y si haces cosas y no las compartes, la gente no te ve y si no te ve, no te recuerda. 

Dicho de otro modo, tengo un objetivo muy claro. Convertirme en contagioso. O ser un poco "famosillo" en mi pueblo. Famosillo no en el sentido de la fama, ni en el sentido de ser el mejor. Famosillo en el sentido de hacer cosas guais. Porque hacer cosas guais (y compartirlas) es guay. Y a la gente le mola hablar y recomendar productos, ideas y personas guais. Y porque ser un inmobiliario guay es guay.



2 comentarios:

  1. Lo que siembras recoges, y tu eres un ejemplo.

    ResponderEliminar
  2. Exacto, Gustavo: si das, recibes. Muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar