jueves, 15 de diciembre de 2016

EL PODER DEL COMPROMISO

"El compromiso es un acto, no una palabra"

Jean Paul Sartre


Anoche me escribió un colega inmobiliario para decirme que le había parecido leer en uno de mis últimos artículos que los vendedores pueden rescindir el contrato de exclusiva que han firmado con una agencia.

Y le dije que sí, que a mis clientes se lo permito hacer. 

Pero me voy a extender un poco más en la respuesta.

Aunque algunos "gurús" nos quieran hacer creer que la exclusiva es una forma de atar a la gente o que es una cláusula abusiva o que los agentes la piden para tener el control de la operación, desde mi punto de vista la exclusiva es un compromiso. La exclusiva es un compromiso entre alguien que quiere vender (el vendedor) y alguien que quiere ayudarle a vender (el agente del vendedor) y lo ponemos por escrito porque, a no ser que seamos unos sinvergüenzas o unos irresponsables, las cosas que ponemos por escrito las ponemos para cumplirlas.

Ahora bien, los vendedores, cuando deciden vender su casa, lo deciden por unos motivos (una separación, un traslado, por falta de uso o porque hay escaleras y se han hecho mayores) y por unas motivaciones (porque les ilusiona cambiar de casa, porque les hace falta un dinero o porque prefieren viajar en lugar de tener una segunda residencia) y, alguna vez, durante el proceso de la venta, los motivos y las motivaciones cambian. Y entonces pueden decidir no vender. 

Por otra parte, la exclusiva se fundamenta en la confianza. La confianza que el vendedor deposita en su agente y la confianza que el agente tiene en su cliente. No podemos trabajar (ninguna de las partes) con gente en la que no confiamos.

A mis clientes, antes de empezar, siempre les digo: Si durante la comercialización de tu casa, en algún momento decides no vender, no te pondré ningún impedimento, sólo faltaría. Te devolveré las llaves y tan amigos. Y, si algún día decides vender de nuevo, espero que acudas de nuevo a mi. Estaré encantado de volver a trabajar contigo. Ahora bien, y hago hincapie en el "y ahora bien", lo que me cabrearía mucho es que un día te diga que tengo un  comprador que paga el precio que pides y entonces que me digas que ahora no vendes; porque me parecerá que estás jugando con la comida de mis niños y eso jode. ¿Te parece bien?

Y todos lo comprenden.  

Sin compromiso y sin confianza no hay papelote que valga. Eso es lo más importante.

Gracias por inspirarme colega ;)

*El 27 de enero contaré algunas de estas cosas en un taller que compartiré en Sevilla. ¡A puto tope! 

2 comentarios:

  1. Buenos y magistrales días.
    Tus palabras son hoja de ruta para muchos.

    Saludos
    Angel Aparicio
    www.mundocasagroup.com

    ResponderEliminar