lunes, 7 de septiembre de 2015

UN POCO MÁS

"Cuando el objetivo te parezca difícil, no cambies de objetivo; 

busca un nuevo camino hacia él"

Confucio


Vuelvo a Calafell impresionado. Muchos inmobiliarios quieren cambiar, quieren leer, quieren relacionarse, quieren aprender de las experiencias de otros colegas,... Y tantas cosas más. Lo descubrí el pasado 4 de septiembre en Valladolid en un encuentro que organizó la inmobiliaria Don Sancho en el que me permitieron compartir el taller El poder de la exclusiva. Durante cinco intensas horas desgrané mi método de trabajo y mi pasión por el oficio delante de ochenta inmobiliarios de esos que piensan que un poquito más puede marcar una gran diferencia.

Así es. El mundo lo mueve la gente que (le vayan mejor o peor las cosas) no se conforma y, por ese motivo, sale de su zona de confort -en esta ocasión de la zona de confort inmobiliaria- para asistir a la charla de un compañero de profesión con el fin de escuchar otra voz, de ver caras nuevas o, simplemente, con el fin de contrastar lo que estamos haciendo con lo que hacen otros. 

Pues bien, el viernes 4 de septiembre, tuve la fortuna que inmobiliarios de Burgos, Madrid, Santander, Zamora, León, Ponferrada, Salamanca, Soria y Valladolid movieran el culo (con perdón) de sus asientos para escucharme hablar de la cooperación, de la exclusiva, de la recomendación y de la motivación que nos lleva a levantarnos temprano para ayudar a vender o a comprar una vivienda a nuestros conciudadanos. Además, y esto lo considero muy positivo, la televisión de Castilla y León y el periódico El Norte de Castilla cubrieron el evento; lo cual significa que los inmobilarios podemos ser relevantes y que nuestra labor tiene peso en la vida económica y hasta emocional de nuestras comunidades. 


Como decía al principio, vuelvo a Calafell impresionado porque tuve la sensación que las experiencias que compartí con estos ochenta colegas les gustaron. Pero eso no es tan importante. Lo más importante es que hagan algo con ellas. A veces un pequeño cambio puede ser una revolución. Y ese pequeño cambio o esos pequeños cambios solo los pueden hacer los inmobiliarios de Castilla y León que saben que un poquito más puede marcar una gran diferencia.

Gracias amigos!!!    

  

5 comentarios:

  1. Pequeñas diferencias pueden provocar grandes cambios. Cuando te parezca facil, dale una vuelta de tornillo y hazlo un poco mejor. Todo el mundo quiere hacerlo mejor.

    ResponderEliminar
  2. La obsesión de querer hacerlo un poco mejor mueve "montañas" de inmobiliarios ;)

    ResponderEliminar
  3. Molt bé Sergi!
    Es verdad que ya hemos entrado en un nuevo paradigma de trabajo. Nuevas soluciones inmobiliarias para los tiempos en que nos encontramos son ahora necesarias.
    Muchos inmobiliarios están anclados en el pasado y no obtienen resultados. Los honorarios deben ser más flexibles y accesibles. Una cartera de servicios más amplia se hace ahora necesaria.Incluso una pormenorización de los servicios sería bien recibida. Hablo de una inmobiliaria más eficiente y sobre todo Low cost.

    ResponderEliminar
  4. Los clientes quieren profesionales diferentes. Quieren a su lado personas que se preocupen por ellos, que les escuchen y solucionen sus problemas inmobiliarios.

    A los clientes no les importa entregar la exclusiva de venta de su propiedad a asesor, siempre que este haga acciones enfocadas en beneficiar al cliente y a defender sus intereses.

    Se trata de una relación ganar - ganar, la única posible para generar valor añadido y sinergias.

    Y por cierto, en mi ciudad, Zamora, tampoco se podía trabajar en exclusiva ;)

    ResponderEliminar