sábado, 14 de noviembre de 2015

EL CAMINO DEL APRENDIZAJE

"Si eres bueno en lo tuyo, y no te digo nada si eres el mejor, puedes permitirte ciertas libertades y licencias"

Andrés Pérez Ortega


El día se ha levantado triste. Otro atentado irracional ha hecho temblar el mundo. Intento aislarme de las malas noticias y reflexiono sobre mi oficio mientras miro el mar calmado de Calafell desde mi despacho en ImmoBan.

Hace unos meses se me ocurrió la idea (si pongo el adjetivo brillante quedará un pelín chulesco) de hacer, lo que terminé llamando, el Stage Inmobiliario de Calafell. Durante tres días, un inmobiliario de otra zona, me acompaña y me observa mientras trabajo. En los descansos y al final de la jornada, comentamos todo lo que mi acompañante desea acerca del día, de las relaciones con mis clientes y mi comunidad, de mi método de trabajo o, cómo no, del oficio que nos une. 

Ya han venido a Calafell inmobiliarios de Valencia, de Tarragona, de Barcelona y de Mallorca. Y en las próximas semanas vendrán colegas de Almería, Málaga y Valladolid. 

¿Vienen a aprender? No creo. ¿Aprenden más ellos que yo? No. ¿Aprendo yo más que ellos? Seguramente, sí. ¿Por qué vienen?

Vienen porque, a veces, necesitamos "subirnos al balcón" (como dice William Ury) para observar a otro y, desde la distancia, observarnos a nosotros mismos. También vienen porque, como cuenta Andrés Pérez Ortega en un artículo magnífico que acabo de leer, Lo bueno de ser jodidamente bueno, "Profesionalmente, debes conseguir que tu Marca Personal sea conocida y, sobre todo, reconocida como la mejor en lo tuyo. Eso significa que debes esforzarte en algo que parece cada día más olvidado, en aprender, mejorar, persistir, trabajar duro (o más bien muy duro), practicar, y desarrollar tus habilidades constantemente para sobresalir en tu profesión. Si eres jodidamente bueno o buena tendrás más capacidad para imponer tus condiciones (tiempo, dinero, bienestar,…). Si eres uno más, tendrás que coger lo que otros dejen y eso si es que hay algunas migajas".

Es decir, los inmobiliarios que vienen al Stage, aunque crean que vienen por mí o para verme a mí, vienen -en realidad- para verse ellos. Para ver, desde el retiro espiritual de los tres días en Calafell, en qué punto están del camino y cuál es la dirección que van a tomar para seguir avanzando en una profesión que no tiene meta. Porque en el oficio de agente inmobiliario no cuentan las victorias ni las ventas ocasionales, tampoco cuentan las crisis y los fracasos; lo que cuenta es aprender, mejorar, persistir, trabajar duro,... durante el camino. 

7 comentarios:

  1. El Stage inmobiliario en Calafell además de una idea brillante de Sergi Verge :-) es una parada en el camino del inmobiliario para seguir mejorando y trabajando duro.

    ResponderEliminar
  2. Fantástica idea! Una señal de que el compañerismo y la unión nos hace mejores profesionales. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  3. Excelente y generosa idea Sergi. Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Hola Sergi mi nombre es José Luis Cortes y tengo oficina de ventas en Ceuta. Que es lo que tengo que hacer para ir a tu stage. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  6. Gracias JM :)

    Hola José Luis, déjame un e-mail y te mando información del Stage ;)

    ResponderEliminar