viernes, 18 de julio de 2014

UN PUENTE DE ORO

"Un NO pronunciado con la más profunda convicción es mejor y más grande que un SÍ pronunciado sólo con el propósito de complacer o, lo que es peor, de evitar un problema"

Mahatma Gandhi


Las hermanas G. se han hecho mayores. La casa de Segur de Calafell que fue durante cuarenta años el lugar (o el hogar) de encuentro familiar; ahora ya les da demasiado trabajo para su edad. Hace un año les recomendaron que hablaran conmigo. Visité a las hermanas G. y les conté todo lo que hago para vender casas hoy. Sin embargo, no nos entendimos en el precio de salida y tuve que decirles que, desgraciadamente, NO podía ayudarles. 

Hace unos meses el señor T. se quedó viudo. Además, sus hijas se habían independizado y la casa de Calafell Park era demasiado grande para él solo. Vino a verme para decidir si convenía venderla. Todo lo que le comenté le pareció interesante excepto la exclusiva. Tiene un amigo que tiene una agencia en Barcelona que le recomendó que no deje la venta de su casa en exclusiva. Sintiéndolo mucho le dije que NO le podía ayudar. 

Un matiz importante. Cuando a G. o a T. les digo que NO les puedo ayudar, lo que en realidad les estoy diciendo es: "NO les puedo ayudar en esas condiciones pero SÍ que les podría ayudar en estas otras. Ustedes inténtenlo a su manera y si no les sale bien pueden venir a buscarme de nuevo. Sea cuando sea, dentro de un mes, de dos, de seis o de un año, no importa, estaré encantado de ayudarles". Siempre mantengo mi NO y tiendo un puente de oro que nos lleve al SÍ, porque como aprendí en el magnífico libro de William Ury El poder de un NO positivo, "cuanto más necesite usted que el otro haga lo que usted desea, más poder le confiere y menos poder tendrá usted para influir sobre la situación. En una situación de conflicto es mayor la probabilidad de que el otro haga lo que usted desea si usted no tiene la necesidad de que lo haga". 

Yo puedo orientar y asesorar a las personas que deciden vender su casa de Calafell, pero no puedo decidir por ellas y, aunque no las comparta, siempre respeto sus decisiones.

Ayer, un año después, me llamaron las hermanas G. y hoy me ha llamado el señor T. Ambos han decidido que, ahora SÍ, les ayude a vender. Espero estar a la altura del reto y que las hermanas G. y el señor T. consigan vender su casa de Calafell como lo han conseguido este año otras treinta y nueve familias que han cruzado conmigo un puente de oro

4 comentarios:

  1. Molt bon post amic meu!
    Segur que no s'arrepentiran.

    ResponderEliminar
  2. La passió i l'esforç els tenen garantits. Ara aplicarem el meu pla "Ven la casa en 79 dies". Moltes gràcies Amic!

    ResponderEliminar
  3. Lo harás bien. Has acumulado suficiente experiencia y ademas te conduces como un profesional. Los llevaras a buen puerto. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar